viernes, 1 de enero de 2010

Una pausa en el tiempo - Bienvenida al 2010


¿2010 qué?
Dosmildiez años aproximados desde el nacimiento de un visionario comunista con una extraña mezcla de cobardía y soberbia. ¿Y por qué el treintaiuno de Diciembre en la noche? También se debe a uno de los bastardos que usaron el nombre del crucificado para crear el imperio más atroz que la humanidad haya vivido y que nos persigue hasta hoy inserto en el imperio capitalista.
Es bueno dejar un poco de lado todo eso, dejar de preguntarse el por qué de la fecha, de culpar al capitalismo por haber tenido que comprar la champaña, dejar de lado la discografía de Clair Obscur y hacer una pausa en el tiempo. Que en verdad es algo que no para, porque tampoco avanza si no es porque nosotros lo figuramos como algo que va hacia adelante. Dejar de lado todo el proceso acumulativo mental que cansa; toda la carga sumativa de ciclos, ondulaciones, líneas y todas esas percepciones geométricas que tenemos de los sucesos que percibimos. En algún momento hay que pausar todo eso y creerse en una especie de limpieza, que nunca es real, pero que resulta bastante aliviante el sólo sentir como si así fuera. Podría darse en cualquier momento del transcurrir del tiempo, claro; pero resulta chistoso ver como este año nuevo cristiano-occidental hace una gran barrida general, y sentimos realmente como si la noche del 31 estuviesemos terminando algo, y como si al día siguiente estuviésemos a las puertas de algo nuevo. Y por mucho que la lógica nos diga que no hay cambio alguno de un día para otro más que el cambio que puede ocurrir dentro de lo que permite el paso de un día a otro, la sensación del año nuevo no nos la saca nadie.
En lo personal, esta fiesta me deprime, a pesar de ser la única fiesta en el año que realmente me agrada. Y por esto me dan ganas de estar en un balcón alto mirando la ciudad de noche, de escucharme el Bloodflowers de The Cure, ver como todo pasa más lento, echarme algo de alcohol en el tiempo y ponerles algún video de Rozz Williams en su época solista pre-suicidio (sí, sé que es obvio que no existe un Rozz post-suicidio; me refiero a los años cercanos a aquel hito). Pero a veces me gusta usar máscaras, o aunque sea un antifaz, incluso conbiderando que una de las cosas que más marca el cambio de década es que por primera vez no había gente usando antifaces de 2000, 2001... 2009, con los ceros como ojos, porque el 2010 es batsante antiestético facialmente hablando. Odié con asco el énfasis patriota que le dio la publicidad chilena a esta fiesta de año nuevo, y el maldito orgullo que muchos sentirán este año en mi amado Santiago por cumplir "doscientos años de libertad" como lo enseña esta farsa de sistema educativo.
Hago este tipo de comentarios y me doy cuenta que ni siquiera por 24 horas puedo realmente dejar de lado. A veces pienso que es mejor sumarse con la máscara a las masas y ser parte del escenario que ellos verán, que es similar a caminar por una calle solo para que a ojos de otro se vea más llena.
Fingiré que dejo todo de lado, esta época de mierda que por primera vez ha sido personalmente mala, el enfoque anti-egocéntrico que pensba darle a este blog y hasta la línea de música para tocar un poco de cumbia ( las cumbias más freakies que he escuchado en mi perra vida) que es lo único no influido por el cristianismo capitalista para esta fiesta nostálgica.
Odio desear un feliz año nuevo (ni pensar en la palabra próspero), y que "el próximo año sea mejor que el que pasó". Prefiero opinar que es bueno hacerse la limpieza en esta época, porque no resultará extraño para los demás y será más fácil crear, cortar y cambiar relaciones sociales, dar vuelta, reafirmar o negar posturas frente a algo en especial y nadie se dará cuenta porque el año es nuevo. Y extrañamente, el poder psico-social mental (XD) es tan fuerte, que realmente pareciera que los primeros días de Enero poco tienen que ver con los últimos días de Diciembre.




Cumbia Imperial de Paticio Cobarde


Kumbia Dark (cover de Lovesong de The Cure) de Kumbia Queers


Abuelita de Batman de Botellita de Jerez


5 comentarios:

sabina dijo...

aah pero mira que lindo lo que escribistess hermanita, todo muy hermoso porque de verdad el año nueo' es más bizarro que la natividá pero me da paja dar el porqué así que no ;D

Arturo Grijalva dijo...

Los días no son en realidad importa.
Pero eso del año nuevo puede ser una buena excusa para empezar algo o dejar algo que no esta bien.
Eso esta bien.
Esta bueno lo que escribiste loco.
Seguimos viendonos por msn.
Saludos.
"Y Feliz año" :P

katamaru dijo...

no puede dejar de decirte k me da un poko de pena tu reflexion, no xk sea triste sino xk es tan tan real, asi estan las cosas y en medio de todo estamos nosotros viendo lo k nadie ve y pensando en lo k nadie piensa

T. Amadeus dijo...

Te quiero Marco *-*

L. dijo...

No es necesario que se sume a la masa para sobrevivir, sigue siendo siempre tú mismo... no tenemos por qué celebrar el bicentenario si no nos interesa... pero tampoco es necesario que nos deprimamos en un rincón... también se puede bailar con las cumbias xD
A mí tb me deprime, no me imagino cómo no pueda deprimir una fecha que significa recuentos, nostalgias, y crearse expectativas del año que comienza, etcétera...
pero espero que tengas un próspero año 2010 :P
jajajaj bromita

Saludos ^^